lunes, 27 de agosto de 2012

AHORA Y SIEMPRE (JACK FINNEY)












Simon Morley roza la treintena y trabaja como ilustrador en una agencia publicitaria de Nueva York, ocupación más cercana a la rutina que a la creatividad. Su relación con Katie está muy lejos de ser apasionada, pero la tienda de antigüedades que la muchacha posee es una fuente inagotable de rancias fotografías y objetos variopintos que fascinan al joven y lo sumergen en el encanto del ayer. Su imaginación, su carácter y la devoción por la Historia lo convierten en el candidato idóneo para llevar a cabo un experimento planeado en secreto por el gobierno de Estados Unidos: un viaje al pasado. Después de trabar relación con los singulares personajes que intervienen en el proyecto, y tras sufrir una instrucción rigurosa, Simon acepta involucrarse a condición de visitar el Nueva York de finales del siglo XIX. Su despertar en una fría mañana de enero de 1882 marca el arranque de una aventura insólita en un tiempo que no conoce todavía el uso de ordenadores o el poder de las armas nucleares, un mundo fascinante donde todo parece nuevo y sin embargo familiar.
Creí que era un libro reciente pero al buscar datos sobre él me he enterado de que se escribió en 1970 por un escritor, Jack Finney, que se hizo famoso escribiendo ciencia ficción y sobre todo por Ladrones de cuerpos, del que se hicieron una serie de películas. Ya he dicho varias veces que me encanta todo lo que trate sobre los viajes en el tiempo y este no me ha defraudado aunque se me ha hecho un poco pesado durante la instrucción. Me imagino que a los neoyorquinos les dirá más que a mí que no distingo la calle 43 de la 21, por decir un número, ya que abunda en detalles sobre las calles de Nueva York y las diferencias entre el que él conoce (1970) y el que él se encuentra (1882). Cuando ya mejora es en el segundo viaje que hace, que por cierto debe ser facílisimo. Te ubicas en un edificio que haya perdurado desde entonces y con un ejercicio de autohipnosis te plantas en el lugar y en el año que quieras. Pongamos un ejemplo: yo quiero ir a los primeros años del cristianismo en Roma, me quedo durante unos días escondida en el Circo Romano, hago el ejercicio y de repente me encuentro que me están comiendo los leones en la arena. ¡Uf! qué miedo. Volvamos al libro, en este segundo viaje tiene que investigar el tema por el que ha ido allí, se enamora, se tuercen las cosas, tienen que salir por piernas y volver al presente. Ya en el tercero y definitivo es cuando todo lo que te habías imaginado que pasaría al final se da la vuelta y pasa algo que no se te había pasado por la cabeza ni por asomo. Te sorprende. Al final me ha gustado.

4 comentarios:

  1. Pues no lo conocía, y pinta muy bien!Me alegro que te haya gustado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marilú:
      Es interesante y tiene un final... Sorprendente.
      Besos

      Eliminar
  2. A mi este libro me gustó muchísimo. Aunque la idea del viaje en el tiempo no me pareció el mejor al principio, porque el planteamiento me parecía demasiado flojo terminó convenciéndome, y sobre todo el final es sorprendente. Un libro muy bien terminado que no es fácil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariuca:
      Estamos completamente de acuerdo.
      Besos

      Eliminar